Desde 1967, el 2 de abril, la Organización Internacional para el Libro Juvenil celebra el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen. En esta fecha se busca promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes. Aprovechamos para promocionar en el escaparate virtual buenos libros infantiles y juveniles que pusimos en el escaparate real con motivo del Día Internacional de los Bosques celebrado el pasado 21 de marzo.

 

En el bosque hay una cartero que entrega cartas desde hace toda una vida. Son cartas de disculpas, de propuestas de reconciliación, de cariño, cartas para buscar la manera mejor para convivir todos juntos en el bosque.

Pero todas estas misivas tienen el mismo autor…

 

 

 

Un cuento fantástico sobre un niño, un mago y el camino que recorrieron para que el patio del colegio recordara su verdadera esencia.

Este patio recordó que era jardín, adéntrate en él y recordemos juntos.

Con el libro se incluye acceso a contenido gratuito online a:

  • Canción de la memoria.
  • Audiolibro.
  • Libro versión digital gratuita para compartir con el mundo.

Explora las madrigueras, camina de puntillas por la orilla del rio, sube a las copas de los arboles… y, ¡Acompaña a los animalitos a descansar cuando cae la noche! Un precioso libro rimado con increibles troqueles.

 

 

 

 

—Pero sin árboles estamos perdidos… ¿acaso no estás bien aquí? —preguntó Goran mientras tosía.

—Prefiero irme con mis propias raíces antes de que me reduzcan a cenizas o me corten en mil pedacitos —contestó el árbol y, haciendo temblar la tierra, comenzó a desaparecer en aquella asfixiante niebla.

 

 

 


“El bosque dentro de mí”, es un libro sin palabras ganador del XIX Concurso de Álbum Ilustrado “A la Orilla del Viento” publicado por Fondo de Cultura Económica.

Un proyecto muy personal en el que el lector debe hacer suya la historia, interpretando las imágenes y creando su propio relato.

Como autor me interesa mucho más los álbumes que plantean preguntas y no aquellos que las resuelven en sus hojas. Ése era uno de mis objetivos con este libro: que el lector tuviera que completar lo que falta y hacerlo suyo. Yo planteo un encuentro, un recorrido, y sobre todo me gustaría que el lector se hiciese preguntas en cada ilustración.

¿Cómo he llegado al bosque? ¿Qué quiero contar?

Yo quiero hablar de la naturaleza como algo abrumador, enorme, sencillo, brutal, bello. Los seres humanos como seres de la naturaleza. Pero también quiero hablar de la naturaleza interior. Crecer, madurar, evolucionar, cambiar. Descubrirse en otros, descubrirse en uno mismo, vernos y no vernos. El reflejo, la búsqueda, la identidad.

Hablar de la pertenencia o no a un espacio, la huida, el encuentro. Viajar, recorrer, comparar. Maravillarse con lo sencillo.

Quiero hablar de que uno debe buscar su propio bosque para crecer, para encontrarse. Entender los miedos, los monstruos internos y enfrentarse a ellos… o saber si realmente hay que enfrentarse. Me gustaría transmitir que uno debe ser fiel a su propia naturaleza, sea la que sea.

El bosque es el principio de muchos viajes literarios. El bosque es también el punto de partida de muchos viajes interiores.

¿Necesitamos perdernos para ser más humanos? ¿Necesitamos perdernos para descubrir quiénes somos?

Adolfo Serra

Este libro no se recomienda a menores de 12 años.

El roble es un árbol imponente. Asociado a mitos, leyendas y tradiciones, es sinónimo de fuerza, nobleza, longevidad y portador de la sabiduría popular ancestral. Con sus profunda raíces, se afianza a la tierra como ningún otro árbol lo hace.

Los protagonistas de los diferentes cuentos y mitos que pueblan estas páginas se aferran a sus orígenes y a su tierra cántabra con la misma pasión y fuerza que el árbol sagrado. Tanto los personajes de la cultura campesina de las aldeas como los mitológicos duendes, enanos y seres fabulescos del bosque tienen su base en la tradición cultural y el folclore de Cantabria.



 

Ignacio Abella Mina (Vitoria, 1960) es naturalista y escritor. Estudioso de las culturas y tradiciones relacionadas con los árboles y los bosques europeos. Los hayedos de Urbasa, en su infancia, y las montañas de Somiedo, durante su juventud, han sido sus primeras facultades.
En su obra, la naturaleza se interpreta a través de las múltiples perspectivas que aportan los conocimientos científicos, la sabiduría tradicional, el arte y la poesía. Este acercamiento multidisciplinar trata de aportar una amplia perspectiva de la relación del ser humano con el mundo en el que habita.
El estudio, la recopilación y la práctica de oficios, artesanías y ocupaciones diversas de los habitantes del mundo rural complementan esas líneas de trabajo.

 

La especie humana ha conservado el hilo umbilical que la unía al árbol y al bosque hasta tiempos muy recientes. La relación íntima con la tierra nos proporcionaba unas raíces de naturaleza vital, racional y espiritual, y existía una clara conciencia de nuestra dependencia absoluta del mundo al que pertenecemos.
En estas páginas contemplamos antiguos vínculos afectivos e identitarios que explican las relaciones de culto y veneración, así como la protección de los bosques que a su vez nos amparan y protegen. La antigua selva estaba habitada por presencias y espíritus tutelares. En cada árbol y cada ser vivo latía una conciencia bien conocida y reconocida por nuestros ancestros. El bosque y el paisaje nos cultivaban en una relación recíproca de domesticación y perpetua coevolución.
Hoy en día, se han roto los puentes de entendimiento. Hemos perdido el sentido común de lo sagrado, los lazos primigenios de unión y convivencia que aseguraban el respeto hacia el resto de los seres y el entorno que nos sustenta.
Quizá aún es posible reinventar algunas de aquellas fórmulas de transmisión de memoria y sabiduría para recordar que vivimos por los árboles. El bosque de antaño continúa gestionando el suelo y el agua, controla los incendios, el calentamiento global y el clima local. Aporta oxígeno y vitalidad. También inspiración y cordura para una especie animal que parece haber perdido el juicio y está, sin saberlo, más necesitada que nunca de la vitalidad y la belleza que perviven en el bosque.

 

 

La evolución del bosque atlántico está directamente ligada a las actividades humanas. Este libro trata de explicar cómo ha llegado el bosque atlántico cántabro a su situación actual, dividiéndose en capítulos según actuaciones diferenciadas de origen humano. (Construcción naval, Leyes desamortizadas, pastoreo, incendios , etc…)
Simbólicamente, diríase que la historia de los pueblos está escrita en los grandes anillos del tiempo y del bosque, como lo está realmente en los anillos de crecimiento de un árbol.

Demasiado preciosos para perderlos

Cuando bebemos un vaso de agua, escribimos en un cuaderno, tomamos medicamentos para la fiebre o construimos una casa, no siempre relacionamos estas acciones con los bosques. Sin embargo, estos y muchos otros aspectos de nuestras vidas están vinculados a los bosques de una manera u otra.

Los bosques son fundamentales para combatir el cambio climático, por lo que contribuyen significativamente al beneficio de las generaciones presentes y futuras. Los bosques también ejercen un papel fundamental en la erradicación de la pobreza y el logro de metas de desarrollo convenidos internacionalmente, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los bosques cubren un tercio de la superficie terrestre y juegan un papel fundamental en la vida del planeta. Más de 1 000 millones de personas —incluidas más de dos mil pueblos indígenas— dependen de los bosques para sobrevivir: les proporciona alimentos, medicinas, combustible y abrigo.

Desde un punto de vista biológico, los bosques son los ecosistemas terrestres más diversos, donde se albergan más del 80% de las especies animales y vegetales.

Pero pese a los increíbles beneficios ecológicos, económicos y sociales que nos brindan los bosques, la desforestación continúa a un ritmo sin precedentes.

Web del Día Internacional de los bosques Naciones Unidas

Web del Día Internacional de los bosques FAO

 

«Sólo quien ha cavado la tierra para acomodar una raíz o la promesa de ésta podría haber escrito la singularísima narración que es El hombre que plantaba árboles, una indiscutible proeza en el arte de contar.» José Saramago

Un clásico para todas las edades: El hombre que plantaba árboles, de Jean Giono, editado por primera vez en 1957 y reeditado en muchas lenguas, nos cuenta la vida de un pastor, Elzéard Bouffier, en la región de los Alpes de Provenza, que dedica toda su vida a plantar árboles, y que con su perseverancia convertirá lo que eran yermos, por la acción destructora del hombre, en unos valles boscosos; con los árboles retornará la vida: el agua, los animales, y la gente que había abandonado los pueblos. Crea un personaje re­tirado del mundo, ejemplo de generosidad y humanidad, con una única dedicación: plantar semillas y plantones de árboles.

 

«Para buscar la soledad un hombre necesita alejarse tanto de su propia alcoba como de la sociedad»

Igual que su discípulo Thoreau se había ido a los bosques para llevar una vida plena, Emerson creía que la inmersión en la naturaleza era crucial para el desarrollo personal.
Naturaleza se llama precisamente este volumen que, en traducción de Andrés Catalán e ilustrado por Eugenia Ábalos, reúne tanto prosa como poesía de Emerson.

Reseña de Lecturas Sumergidas

 

¡Hay tantos árboles diferentes! ¿Sabes cuántas especies hay en nuestro planeta? ¿Por qué son tan importantes para el resto de las especies? ¿Cómo construir una casa en su copa? ¿Qué edad tiene el árbol más viejo del mundo? o ¿Cuál es la semilla más grande que existe?
 
Piotr Socha es un diseñador e ilustrador polaco, que estudió en Escuela de Bellas Artes de Varsovia. Es uno de los dibujantes más conocidos de Polonia, gracias a sus frecuentes viñetas en periódicos y revistas. Es también el autor de “Abejas”; un homenaje a su padre, un apicultor aficionado, que transmitió a su hijo su pasión por estas insólitas y valiosas criaturas.

Reseña en All You Need Is Biology

 

En la naturaleza nada es independiente: los seres vivos están unidos por un número infinito de hilos invisibles, vínculos que el hombre, como cualquier otra especie, está obligado a respetar.

Este libro desenreda esa metafórica madeja a través de dieciocho sorprendentes capítulos sobre el impacto casi siempre negativo que tiene la intervención humana en el medio natural. Un libro de relatos en el que se despliegan historias increíbles, protagonizadas por ranas de oro, gatos caídos del cielo, arañas astronautas y escarabajos que se han ganado una estatua conmemorativa.

A pesar de no ser un libro científico en sentido estricto, Gianumberto Accinelli, con la ayuda de las estilizadas y poco convencionales ilustraciones de Serena Viola, ha construido un texto a medio camino entre el cuento y el ensayo. Relaciona entre sí hechos verídicos y constatables con un estilo ameno que hace que la ciencia resulte, no solo comprensible para los lectores juveniles, sino también una experiencia entretenida.

Esta librería online utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, entendemos que das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies