Tienda

Utopía no es una isla

7,00

Las distopías reflejan nuestras ansiedades colectivas en el marco cultural de la posmodernidad.
A diferencia de lo que sucedía en la modernidad, ya no creemos que el futuro esté ligado al progreso y vaya a ser necesariamente mejor.
Se ha convertido en algo que nos produce miedo y ansiedad, así que creamos productos culturales que tratan de alertar sobre los riesgos de ir a peor, sobre los peligros que nos esperan a la vuelta de la esquina.
Es lógico, pero el efecto combinado ha sido devastador.
Los productos culturales reflejan la realidad, pero al hacerlo, también la crean.
Imaginar futuros peores nos ha quitado la capacidad de pensar en un porvenir mejor.
( ) Esto ha resultado enormemente funcional para el neoliberalismo capitalista, que ha utilizado la producción cultural de distopías a su favor, para mantener el orden actual y evitar los cambios.
Si solo imaginamos un futuro peor, el presente nos parecerá admisible y no lucharemos para cambiar las cosas .
El futuro está cegado, no nos espera nada mejor de lo que hay.
Esa podría ser la conclusión, a juzgar por los mensajes políticos, culturales y mediáticos que nos llegan cada día.
Pero ante otros futuros igualmente oscuros, muchos y muchas decidieron imaginar mundos mejores y trabajar por ellos.
En Utopía no es una isla, Layla Martínez recupera proyectos utópicos pasados que nos devuelvan la capacidad de imaginar y que nos guíen para construir un futuro en el que merezca la pena vivir.

En Stock

SKU: 9788494922367 Categoría: Etiqueta:
Valoraciones (0)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Utopía no es una isla”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta librería online utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, entendemos que das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies