El bosque sagrado

22 marzo, 2020

El roble es un árbol imponente. Asociado a mitos, leyendas y tradiciones, es sinónimo de fuerza, nobleza, longevidad y portador de la sabiduría popular ancestral. Con sus profunda raíces, se afianza a la tierra como ningún otro árbol lo hace.

Los protagonistas de los diferentes cuentos y mitos que pueblan estas páginas se aferran a sus orígenes y a su tierra cántabra con la misma pasión y fuerza que el árbol sagrado. Tanto los personajes de la cultura campesina de las aldeas como los mitológicos duendes, enanos y seres fabulescos del bosque tienen su base en la tradición cultural y el folclore de Cantabria.



 

Ignacio Abella Mina (Vitoria, 1960) es naturalista y escritor. Estudioso de las culturas y tradiciones relacionadas con los árboles y los bosques europeos. Los hayedos de Urbasa, en su infancia, y las montañas de Somiedo, durante su juventud, han sido sus primeras facultades.
En su obra, la naturaleza se interpreta a través de las múltiples perspectivas que aportan los conocimientos científicos, la sabiduría tradicional, el arte y la poesía. Este acercamiento multidisciplinar trata de aportar una amplia perspectiva de la relación del ser humano con el mundo en el que habita.
El estudio, la recopilación y la práctica de oficios, artesanías y ocupaciones diversas de los habitantes del mundo rural complementan esas líneas de trabajo.

 

La especie humana ha conservado el hilo umbilical que la unía al árbol y al bosque hasta tiempos muy recientes. La relación íntima con la tierra nos proporcionaba unas raíces de naturaleza vital, racional y espiritual, y existía una clara conciencia de nuestra dependencia absoluta del mundo al que pertenecemos.
En estas páginas contemplamos antiguos vínculos afectivos e identitarios que explican las relaciones de culto y veneración, así como la protección de los bosques que a su vez nos amparan y protegen. La antigua selva estaba habitada por presencias y espíritus tutelares. En cada árbol y cada ser vivo latía una conciencia bien conocida y reconocida por nuestros ancestros. El bosque y el paisaje nos cultivaban en una relación recíproca de domesticación y perpetua coevolución.
Hoy en día, se han roto los puentes de entendimiento. Hemos perdido el sentido común de lo sagrado, los lazos primigenios de unión y convivencia que aseguraban el respeto hacia el resto de los seres y el entorno que nos sustenta.
Quizá aún es posible reinventar algunas de aquellas fórmulas de transmisión de memoria y sabiduría para recordar que vivimos por los árboles. El bosque de antaño continúa gestionando el suelo y el agua, controla los incendios, el calentamiento global y el clima local. Aporta oxígeno y vitalidad. También inspiración y cordura para una especie animal que parece haber perdido el juicio y está, sin saberlo, más necesitada que nunca de la vitalidad y la belleza que perviven en el bosque.

 

 

La evolución del bosque atlántico está directamente ligada a las actividades humanas. Este libro trata de explicar cómo ha llegado el bosque atlántico cántabro a su situación actual, dividiéndose en capítulos según actuaciones diferenciadas de origen humano. (Construcción naval, Leyes desamortizadas, pastoreo, incendios , etc…)
Simbólicamente, diríase que la historia de los pueblos está escrita en los grandes anillos del tiempo y del bosque, como lo está realmente en los anillos de crecimiento de un árbol.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *